La personalización del aprendizaje escolar es un enfoque educativo que busca adaptar la enseñanza a las necesidades, habilidades, intereses y ritmos de aprendizaje únicos de cada estudiante. Este enfoque contrasta con los métodos tradicionales de enseñanza que a menudo adoptan un enfoque “talla única” para todos los estudiantes.

La personalización del aprendizaje implica varios componentes clave:

  • Conocimiento del Estudiante: Los educadores buscan entender profundamente las fortalezas, debilidades, estilos de aprendizaje e intereses de cada estudiante. Esto puede incluir el uso de evaluaciones diagnósticas, observaciones y discusiones con los estudiantes.
  • Contenido Adaptativo: El material de aprendizaje se adapta para satisfacer las necesidades individuales de los estudiantes. Esto puede significar ajustar el nivel de dificultad de las tareas, ofrecer diferentes tipos de recursos (visuales, auditivos) o permitir que los estudiantes exploren áreas de interés personal.
  • Ritmo de Aprendizaje Flexible: En un entorno de aprendizaje personalizado, los estudiantes pueden avanzar a través del material educativo a su propio ritmo. Esto es particularmente útil para permitir que los estudiantes que dominan rápidamente un tema avancen sin esperar, mientras que aquellos que necesitan más tiempo pueden obtenerlo sin sentirse presionados.
  • Metas y Evaluaciones Personalizadas: Las metas de aprendizaje y las evaluaciones se personalizan para alinearse con las habilidades y necesidades de cada estudiante. Esto puede incluir la configuración de objetivos de aprendizaje individuales y el uso de una variedad de métodos de evaluación.
  • Uso de Tecnología: La tecnología juega un papel crucial en la personalización del aprendizaje. Las plataformas educativas en línea y el software adaptativo pueden proporcionar experiencias de aprendizaje personalizadas, ofreciendo contenido y evaluaciones que se ajustan en tiempo real a las respuestas y progresos del estudiante.
  • Participación del Estudiante en el Proceso de Aprendizaje: Los estudiantes tienen voz y elección en su aprendizaje. Se les anima a tomar decisiones sobre cómo aprenden, qué aprenden y en qué proyectos trabajan, lo que puede aumentar su motivación y compromiso.
  • Colaboración entre Educadores y Estudiantes: La personalización del aprendizaje a menudo implica una relación más colaborativa entre el estudiante y el educador, donde el educador actúa más como un facilitador o guía que como un instructor tradicional.

La personalización del aprendizaje es vista como una forma de hacer que la educación sea más efectiva y relevante para cada estudiante, preparándolos mejor para sus futuros individuales. Sin embargo, también presenta desafíos, como la necesidad de recursos significativos, capacitación docente y acceso equitativo a la tecnología.

De acuerdo con Cuban (2018), los métodos de personalización en la educación se distribuyen a lo largo de un espectro. En un extremo de este espectro, se sitúan las estrategias centradas en el docente, donde se ajustan las actividades y el contenido educativo al rendimiento individual de los estudiantes. En el extremo opuesto, se encuentran las estrategias enfocadas en el estudiante, donde se fomenta participación activa en la gestión de su propio proceso educativo, considerando sus intereses y motivaciones.

Consideramos que la relevancia de incorporar la perspectiva del estudiante en la planificación y ejecución de las actividades educativas es fundamental, así como el reconocimiento y la aceptación de su capacidad para dirigir su propio proceso de aprendizaje, tal como señala Coll (2016).

En este contexto, los estudiantes y su aprendizaje ocupan un lugar central, alineándose con los principios del constructivismo, y la enseñanza se concibe como un apoyo adaptado a las características y necesidades de los estudiantes a lo largo de su proceso educativo. Además, la personalización del aprendizaje implica que las necesidades no solo se identifican externamente, sino que el estudiante también participa activamente en su identificación y en la definición y control de cómo satisfacerlas, basándose en sus intereses y preferencias personales (Coll, 2018). Las actividades de aprendizaje son significativas y relevantes para los estudiantes, sobre todo si son impulsadas por sus intereses e iniciadas por ellos mismos. En esta misma línea, Bray y McClaskey (2014) sostienen que, en un entorno centrado en el estudiante, estos tienen el control y co-diseñan su aprendizaje, con el docente actuando como guía en su trayectoria personal. Este control y responsabilidad compartidos son estratégicos para incrementar la motivación, el compromiso y la implicación del estudiante (Toshalis y Nakkula, 2012), con el objetivo más amplio de formar un “aprendiz experto”, preparado para una vida de aprendizaje continuo.

Según Engel y Coll (2022), la personalización del aprendizaje es una metodología educativa que busca fomentar y fortalecer el significado y valor personal que los estudiantes asignan a su aprendizaje en los entornos educativos. Este enfoque se considera efectivo cuando el aprendizaje ayuda al estudiante a comprenderse mejor a sí mismo y al mundo que lo rodea, a interactuar con su entorno y a proyectarse hacia el futuro mediante la construcción de planes de acción y escenarios que lo involucren personalmente. Investigaciones recientes sobre procesos de aprendizaje (Sawyer, 2014) han identificado características clave de situaciones de aprendizaje que promueven aprendizajes significativos y valiosos para los estudiantes.

Basándose en estos hallazgos, Coll (2018) ha destacado un conjunto de estrategias y prácticas docentes eficaces, que incluyen:

  • Autonomía y Elección del Estudiante: Este aspecto se centra en reconocer y respetar las preferencias, intereses y metas individuales de los estudiantes en su proceso educativo. Implica permitirles tomar decisiones significativas sobre varios aspectos de su educación, como los objetivos, contenidos, materiales, secuencia y métodos de evaluación. Además, se enfatiza la importancia de los Planes Personales de Aprendizaje y la coordinación de equipos docentes para apoyar estas elecciones.
  • Integración de Experiencias de Aprendizaje Significativas: Este punto abarca la vinculación de experiencias de aprendizaje relevantes, tanto dentro como fuera del ámbito escolar, con las actividades educativas. Incluye la asignación de tiempos y espacios específicos para la reflexión y evaluación individual y colectiva de estas experiencias, así como la inclusión de contenidos de aprendizaje que sean social y culturalmente relevantes, a menudo a través de la participación en actividades comunitarias.
  • Uso de Recursos Diversificados y Reflexión Personal: Se refiere a la utilización de una amplia gama de recursos y oportunidades de aprendizaje, incluyendo aquellos disponibles en la comunidad y en línea, para enriquecer la experiencia educativa. También implica fomentar momentos para que los estudiantes reflexionen sobre su enfoque hacia las tareas de aprendizaje y su autopercepción como aprendices, promoviendo así un aprendizaje más consciente y autodirigido.

Estos tres aspectos clave trabajan juntos para crear un entorno de aprendizaje más personalizado, relevante y efectivo para cada estudiante.

Es importante destacar que un entorno educativo personalizado enfatiza en escuchar la voz del estudiante y reconocer su capacidad de decisión en su proceso de aprendizaje. Sin embargo, esto no implica ceder el control total desde el principio; más bien, se trata de guiar y asistir a los estudiantes para que gradualmente asuman más control y responsabilidad. Inicialmente, las decisiones están muy guiadas por el docente, pero a medida que el estudiante gana autonomía, el apoyo del docente se retira progresivamente, permitiendo al estudiante asumir mayor responsabilidad y control. En este enfoque, el rol del profesorado y de los compañeros es crucial para ayudar y orientar al estudiante en la exploración, identificación y valoración de sus intereses y opciones personales, facilitando así que asuma gradualmente el control de su aprendizaje (Coll, 2016).

 

Autores: Equipo i360

Y si quieres seguir aprendiendo y descubriendo más contenido interesante con nosotros, matricúlate en nuestros cursos,
¡Asegúrate de seguirnos en nuestro Instagram @prodis360!

 

Bibliografía

Bray, B., y McClaskey, K. (2014). Make learning personal: e what, who, wow, where, and why. Corwin Press.

Coll, C. (2016). La personalització de l’aprenentatge escolar. El què, el per què i el com d’un repte indefugible. En A J. M. Vilalta (Dr.), Reptes de l’educació a Catalunya. Anuari d’Educació 2015 (pp. 43-104). Fundació Bofill.

Coll, C. (2018). Personalización del aprendizaje. Editorial Graó.

Cuban, L. (2018). The Flight of a Butterfly or the Path of a Bullet? Using Technology to Transform Teaching and Learning. Harvard Education Press.

Engel, A., & Coll, C. (2022). Entornos híbridos de enseñanza y aprendizaje para promover la personalización del aprendizaje. RIED. Revista Iberoamericana de Educación a Distancia, 25(1), 225-242.

Sawyer, R. K. (Ed.) (2014). e Cambridge Handbook of e Learning Sciences. Second Edition. Cambridge University Press. https://doi.org/10.1017/CBO9781139519526

Toshalis, E., y Nakkula, M. J. (2012). Motivation, engagement, and student voice: e student at the center series. Jobs for the Future and Nellie Mae Foundation. https://www.howyouthlearn.org/pdf/Motivation%20Engagemen t%20Student%20Voice0.pdf